Segundo debate elecciones 2019

Segundo debate 23.04.2019

Nuevamente los cuatro candidatos de izquierda a derecha:

Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera.

Este segundo debate en la cadena privada de Atresmedia, mal conducido, parecía más que un escenario de debate para unas elecciones presidenciales, parecía un mercadillo, como se ve en las imágenes. Y, como ya estaba previsto, con excepción del líder de Podemos P. Iglesias, que buscó moderar y hacer el trabajo de los anfitriones la malcriadez y la falta de respeto del líder de Ciudadanos que tuvo la desfachatez, todavía, de llamarle la atención al decirle, qué si era el moderador, pero ninguno de los moderadores atinó a moderar esa malcriadez. Ansioso por recuperar votantes perdidos el líder naranja, nervioso, se pasó interrumpiendo gran parte del debate. La pena para los «socialistas» fue que el presidente P. Sánchez le entró al juego y empezó también a sacar libros y cosas. Pienso que la audiencia no se mereció el espectáculo que se vio tanto el 23 y menos el 22. Por suerte hay periódicos y periodistas independientes, que se encargan de desdecir mediante artículos que en su momento se publicaron por entrevista a los mismos o por que estos lo dijeron en algún medio radial o televisivo y, allí está nuevamente la «maldita hemeroteca». Esta vez todos mintieron ni Pablo Iglesias se salvó.

La confrontación entre Casado y Rivera fue lo más llamativo, pero lejos de unir esfuerzos para enfrentarse a la «izquierda» (híbrida), ambos candidatos se enzarzaron en una disputa. Rivera olvidó que el día anterior después de mostrar una foto donde se ve como a Rodrigo Rato se lo llevan preso le dice, mire este es su «milagro económico, está en la cárcel»… a lo que Casado respondió «no somos adversarios». Esta vez Casado pasó al ataque no obstante que Rivera le había extendió la mano para pactar.

En el segundo debate, el PP y C’s lo único que han puesto en evidencia es su incoherencia, para erigirse uno de ellos en líder de la derecha, es esa ansiedad, ese apetito voraz por el poder y de querer liderar la derecha, para ser presidente que los puso así sabiendo que quien va a decidir lo que consiga uno u otro dependerá de Vox, incluyendo sus medidas económicas, políticas y sociales. Pensar cuidadosamente, ahora esa derecha resulta mucho más peligrosa, con Vox.

En sus programas de política económica, sociales y los temas de actualidad como como el aborto y la eutanasia, difieren radicalmente, incluyendo el de Vox.

Por otro lado la mentira vuelve a utilizarse como herramienta que por más que la intenten ocultar sus expresiones el tono de su voz sus gestos… los delatan. El ciudadano común y corriente ya no va tras ella, basta solo ver el noticiero y enterarse, como por ejemplo, esa cantaleta del Sr. Rivera de que en Catalunya se adoctrinan a los niños, o que hay enfrentamiento entre catalanes, todo falso, tal vez a él y a su correligionaria, Arrimadas y sus dirigentes que se han ganado esa antipatía, pero no entre los vecinos o gente del pueblo, sean estas votantes de C’s o no. Esto que han ido alimentando y cala en el resto de España, está haciendo mucho daño a Catalunya, lo mismo que hizo Rajoy está haciendo Rivera, crear independentistas.

Para erigirse en el líder de la derecha, lo único que han hecho es entregar sus votantes a Vox. Las diferencias en sus políticas económicas, ideológicas y de programas incluyendo las barbaridades que vienen diciendo desde hace un mes han puesto como ganador según las encuestas del CIS al PSOE y la tendencia con respecto al PP como C’s es a perder votantes en favor de Vox. Y, aunque en este último debate el líder del PSOE aleja la posibilidad de pactar con C’s será el Ibex-35 quien al final determinará con quién pactará el PSOE.

En cuanto a Podemos es lo más ecuánime de este debate ha estado a la altura y no se ha cansado de pedirle al PSOE que se decida en público ante su militancia y sus votantes si va a pactar con ellos o con Ciudadanos. Sánchez se ha visto obligado a rechazar de momento a C’s en la medida que en su agrupación hay tendencias pequeño burguesas y burguesas que prefieren que el PSOE vaya junto con C’s y eso lo sabe Podemos por lo que se dirige a esa militancia de «izquierda» dentro del PSOE para que voten por Podemos. Pero no hay que olvidar una cosa Que la formación morada es una mezcla de gente de izquierda y derecha y que llegado el momento pueden elegir a C’s como al PP aunque de un tiempo a esta parte son los que forman el grupo de indeciso o del voto oculto.

Pero como dijimos y por todo lo visto desde hace un tiempo y en estos dos debates que han dado vergüenza, en todo los aspectos: nada de ideas, programas a medias llenos de falsedades, falta de respeto a la audiencia…

la consigna sigue siendo:

¡NO VOTAR!

24.04.2019:laplumadelescritor.com

1 2 3 4 5 6