ALAN GARCÍA PÉREZ Y SU LIGAZÓN CON EL NARCOTRÁFICO

Además de ladrón, corrupto, genocida, narcotraficante y vendepatria, cobarde.

Dice este abyecto ser:

«dejo mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse».

De que calaña y catadura moral serán sus adversarios, que yo sepa solo los buitres, las hienas y los gusanos se alimentan de carroña. Que ya cumplió la misión que se impuso. De que misión habla este asesino, ¿de asesinar humildes campesino, de robar y haber mantenido en la ignorancia al pueblo durante la década que gobernó y entregar las riquezas de todos los peruanos a la burguesía extranjera…? ¿de eso te enorgulleces bazofia humana? Nada has hecho por el Perú, absolutamente nada, para que te puedas sentir orgulloso que no sea robar, coimear, chantajear, traficar, asesinar… Te mereces el odio de esos treinta millones de peruanos que poco a poco la realidad les va enseñando lo despreciables que son aquellos canallas que los gobiernan. No niego que gente embrutecida, cabezas negras, que no aprenden ni a palos, te sigan al interior de ARPA y afuera esa corrupta secta los masónica y gente que dirá: pero qué odio. Y quién no odia imbécil. No es humano, quien no odia y el grado del odio depende de la intensidad de la ofensa.

Dicen que te has disparado un tiro en la cabeza y como un escapista, a lo houdini, te has escapado fingiendo un suicidio aunque hay muchas pruebas que apuntan a una patraña montada con el apoyo del entramado mafioso que construiste desde el poder corrompiendo todos los poderes del Estado… Si llegas a leer este líneas te habrás salido con la tuya burlándote de treinta millones de peruanos; si es así, que sepas que superaste a tu mentor el oportunista y traidor a la clase obrera, a la revolución y al anti-imperialismo por que nadie fue más imperialista en el fondo que él, Víctor Raúl. Si no es así, y estas bien muerto que sepas que treinta millones te han odiado en vida y que ahora para ellos no eres nada, y la historia te juzgará por los hechos y no por tu retorica, esa verborrea que obnubiló el espíritu del ignorante, del ingenuo, que no tiene espíritu critico y acepta lo que le dicen creyendo en la bondad de la gente.

01.04.2019:laplumadelescritor.com

1 2 3 4 5 6 7 8